Compromiso con la flora y la fauna

Reforestando el planeta

 

 

Uno de los objetivos que nos moviliza es impulsar el cuidado de la flora de nuestro país, reconociendo su importancia para el medio ambiente y para el resto de los seres vivos. Una manera de hacerlo es a través del reciclaje. Al reciclar, ayudamos a disminuir la contaminación que afecta a la tierra y a la vegetación que crece en ella. Reducimos también la acumulación de basura y la emisión de gases contaminantes, una de las causas que contribuyen al cambio climático (y que puede derivar en incendios o sequías que afecten a nuestros bosques). Y también evitamos el agotamiento de recursos, como la madera utilizada para fabricar papel nuevo.

Para afirmar nuestro compromiso, con el propósito de proteger los bosques y la flora de nuestro país, realizamos una alianza con Fundación Reforestemos, organización sin fines de lucro que impulsa la recuperación de los bosques nativos y de áreas de alto valor ecológico de nuestro país.

La Fundación nació después de un gran incendio en el sur de Chile, en el Parque Nacional Torres del Paine, en 2012, y expandió su trabajo en 2017, luego de incendios en otras zonas del país. Su objetivo es restaurar esas zonas degradadas por los incendios y áreas de alto valor ecológico, a través de proyectos que contribuyan al cuidado y la recuperación de los bosques; por ejemplo, plantando árboles nativos.

Como empresa tenemos el compromiso de una donación mensual de árboles, que son plantados en la Patagonia o la zona centro sur del país, y de invitar a las personas a plantar árboles en nuestro bosque virtual: ¡pueden encontrarlo aquí!

Protegiendo a los animales

 

 

 

Promover el cuidado de la fauna de nuestro país es una tarea que asumimos con compromiso y orgullo. A través del reciclaje podemos ayudar a hacerlo: un medio ambiente más sano, libre de residuos y contaminación, será un mejor entorno para los animales.

Reciclando estaremos contribuyendo a la conservación de los ecosistemas y la biodiversidad y a mantener limpio el hábitat de las distintas especies. Además, evitamos que sufran las consecuencias del cambio climático, y que su vida no esté en riesgo, como el caso de las especies marinas que ingieren accidentalmente sustancias tóxicas o residuos como el plástico.

Como símbolo de nuestro compromiso, hemos apadrinado a Chilly Willy, un pingüino de Humboldt que vive en Buin Zoo. Se trata de una especie que habita en la costa, se alimenta de peces, mide de 65 a 70 cm y vive. Hoy, su estado de conservación es vulnerable, con amenazas como la caza, el tráfico ilegal y la sobreexplotación de recursos, que afecta su hábitat.

A través de nuestro aporte, contribuimos a la alimentación, los cuidados diarios y sus controles veterinarios.